Imprimir

Muere a los 59 años el cineasta surcoreano Kim Ki-duk

Cine Nueva Tribuna | 11 de diciembre de 2020

El director surcoreano, fallecido por Covid, estuvo al frente de una nueva ola de cine intransigente.

De todos los cineastas de lo que podría llamarse libremente la nueva ola asiática del siglo XXI, quizás el más desafiante y misterioso, y probablemente el más engalanado en el circuito de festivales europeos, fue el director surcoreano Kim Ki-duk. Hizo películas que eran impactantes, escabrosas y violentas, pero también a menudo inquietantemente tristes y hermosamente hermosas y, a veces, simplemente extrañas. Pero eran extrañamente hipnóticos. En 2011, formé parte del jurado de Cannes Un Certain Regard que otorgó el primer premio a su opaca pieza documental Arirang, y aunque ahora lucho un poco por recuperar el estado de certeza que nos llevó a esa decisión, no hay duda de eso. El trabajo de Kim tuvo un efecto de mando.

De hecho, el propio Kim podría ser una figura más prominente si no fuera porque estuvo involucrado en la controversia #MeToo: tres actores lo acusaron de agresión sexual que resultó en una multa para el director y una recriminación inconclusa en los tribunales civiles.

3-Iron (2004)

A pesar de todo lo conocido por su brutalidad extrema y su explotación de autor, su obra maestra, y una de las grandes obras del cine coreano moderno es su Primavera, verano, otoño, invierno ... y primavera (2003), una parábola potente y enigmática que logra sé sereno y apasionante al mismo tiempo. Las estaciones de la vida de un joven monje, bajo el cuidado de un anciano sabio, se muestran en un ciclo eterno mientras viaja hacia una tensa iluminación. Es la más rara de las cosas: una película genuinamente espiritual.

Espiritual no es exactamente como describirías el resto del trabajo de Kim, aunque hay una dimensión claramente greeneiana en su Piedad (2012), una película de imágenes cristianas deformadas que ganó el León de Oro en Venecia. Un mafioso de los maleantes recupera brutalmente las deudas obligando a sus víctimas a organizar accidentes paralizantes para que puedan cobrar el dinero del seguro que luego se embolsará. Pero luego aparece una mujer que dice ser la madre perdida de este gángster, angustiada por la culpa por haberlo abandonado cuando era un bebé y haberlo puesto en este mal camino. Es una premisa excelente y, aunque no es una obra maestra, muestra la verdadera fascinación de Kim por el estado de gracia.

Stop (2015)

En cuanto a las películas más violentas como The Isle (2000), Bad Guy (2001) y 3-Iron (2004), están hechas con estilo y le han valido a Kim un culto de seguidores. Al igual que su gran coreano contemporáneo Park Chan-wook, sabía cómo escenificar la violencia y, al igual que Lee Chang-dong, estaba interesado en el cristianismo y la vida del espíritu. Pero las películas de Kim tenían un budismo punk rebelde que les era propio. The Guardian.

 

Puede ver este artículo en la siguitente dirección /articulo/cartelera/muere-59-anos-cineasta-surcoreano-kim-ki-duk/20201211194341013686.html


© 2021 Cine Nueva Tribuna

cine@nuevatribuna.es | © 2019 cinenuevatribuna.es