viernes. 23.02.2024
Critica-Matria-Cine
Critica-Matria-Cine

Matria

Próximos estrenos España 24 de marzo  

Matria

Título original

Matria
Año
Duración
99 min.
País
España España
Dirección

Guion

Álvaro Gago Díaz

Música

Patricia Cadaveira, Marcel Pascual

Fotografía

Lucía C. Pan

Reparto

Compañías

Matriuska Producciones, Avalon P.C, Ringo Media, Televisión de Galicia (TVG), La Incubadora

Género
Drama
Sinopsis
Ramona, una mujer de cuarenta años, vive sumida en un contexto laboral y personal tenso y precario en un pueblo de la costa gallega. Hace malabarismos con múltiples trabajos para mantenerse a flote y proporcionar un futuro mejor a su hija Estrella. Pero cuando Estrella está preparada para tomar su propio camino, Ramona se da cuenta de que, por primera vez, puede hacer algo por sí misma.
 
CRÍTICA

Cuando Francisca Iglesias Bouzón entró en casa del abuelo de Álvaro Gago Díaz para cuidarlo tras la muerte de su esposa, poco sospechaba que encendería la luz de la inspiración a su nieto y acabaría protagonizando el cortometraje Matria en 2017, que pasó por el Festival de Sundance con premio incluido. Años después, Gago recupera la idea del cortometraje y la amplía para su debut en el formato largo, en un procedimiento similar al de Carlota Pereda en Cerdita (2018) o Rodrigo Sorogoyen en Madre (2017).

Avalon (@Avaloncine) / Twitter

Si Fernando León de Aranoa plasmó la difícil situación profesional de las Rías de hace dos décadas en Los lunes al sol (2002), Gago hace otra aproximación más íntima a la precariedad laboral en un contexto aún menos favorable –bajo las consecuencias de dos crisis económicas que han debilitado las condiciones de los trabajadores, pero en una clave femenina a la que se le tiene que añadir el patriarcado estructural y familiar existente. Una cámara sigue en todo momento de frente y por la espalda a Ramona, una mujer de 42 años consumida y cargada por su entorno, en un modelo de íntima sobriedad similar al que ejecutó Fernando Franco en La herida (2013).

Sin embargo, mientras que en la película de Franco hay espacios para la pausa introspectiva, en Matria se suprimen los tiempos muertos para enfatizar el estrés y ahogamiento vital de su protagonista. Porque no es solamente que Ramona sea explotada o minusvalorada en sus distintas ocupaciones, que mantenga una relación tóxica con un machista de campeonato o que los lazos con su hija estén tocados, es que además vive bajo el escrutinio típico de una comunidad rural.

Una de las claves del éxito de Matria - Ismael Martin

Gago contiene cualquier exceso dramático, manteniéndose en un tono realista y cotidiano heredero de la serena crudeza de los hermanos Dardenne o del británico Free Cinema, conformando una ópera prima que no aporta nada nuevo a nivel temático, pero que encuentra su razón de ser en un personaje central magníficamente perfilado, dotado de contradicciones y de un carácter vehemente y tenaz con el que escapar de la pornografía de la miseria. Ramona es una mujer de carne y hueso que, en sus aciertos y errores, se convierte en alguien con la que es fácil empatizar porque son creíbles sus reacciones, por muy iradas que puedan parecer, a los obstáculos que se le presentan en su simple existencia.

A la definición de Ramona contribuye una inmensa María Vázquez que aparece en todas las escenas, exhibiendo distintas facetas y llenándola de matices gestuales que hacen de ella el alma de Matria. Una firme candidata a la próxima temporada de premios.

Entre los distintos momentos que calan especialmente, destacan las secuencias de Ramona con el anciano del que se hace cargo unas horas al día, brindando situaciones reconocibles para muchos como esa visita a la tienda de telefonía, que evidencia las problemáticas surgidas a raíz de ese parásito llamado burocracia, que deja de lado toda opción de humanidad con el fin de encajar en los estrictos márgenes de las reglas. Y humanidad es algo que no le falta a Matria, gracias a ese mano a mano cómplice entre cineasta y actriz que dibuja un retrato desalentador de supervivencia en el que siempre hay resquicios para la esperanza.

Matria: Ma(t)ría