Cine Nueva Tribuna

CRÍTICA DE CINE

Descarrilados: Perdiendo el tren

Descarrilados

 
Título original
Descarrilados aka
Año
Duración
98 min.
País
España España
Dirección
Guion
David Marqués
Fotografía
Ángel Amorós
Reparto
Productora
Sony Pictures Entertainment (SPE), Kilima Media, Mono Pictures. Distribuidora: Sony Pictures España
Género
Comedia | Road Movie
Sinopsis
En el año 2000, Pepo, Roge, Costa y Juan Luis, cuatro veinteañeros, emprendieron el viaje soñado: el Interraíl. Pero en su primera parada en París, la aventura, y de paso su amistad, acabó de manera abrupta. Veinte años después Juan Luis ha fallecido y, como última voluntad, ha decidido donar su jugosa herencia a sus tres antiguos amigos. Pero a cambio les pide que hagan el Interraíl que no pudieron hacer con unas divertidas condiciones… tienen que llevarse con ellos las cenizas de su amigo para que pueda “vivir” la experiencia con ellos. Por “amor” a Juan Luis, estos tres adolescentes de 40 años tendrán que resolver sus diferencias, visitar las mismas ciudades y vivir las mismas juergas, pero de un modo mucho más patético. Y con el colesterol por las nubes.
 
CRÍTICA

“Descarrilados” no tiene una historia genial y ni siquiera resulta demasiado original, pero sí hay que reconocer que nos encontramos ante una película francamente divertida, lo cual no puede decirse de todas las comedias españolas recientes. En esencia la cinta nos cuenta la historia de un grupo de amigos que deciden emprender un viaje en Interrail por Europa como última voluntad de un difunto amigo. Si logran completar la ruta recibirán una cuantiosa suma de dinero.

Un pretexto narrativo con el que el debutante Fernando García-Ruiz, en colaboración del guion de David Marqués, construye una historia absurda llena de surrealismo, humor verde y todo tipo de bromas y golpes. Todo el peso de la película recae sobre Arturo Valls, Julián López y Ernesto Sevilla, aunque también cuenta con la atractiva presencia de Dafne Fernández. Cuatro actores con el suficiente carisma para mantener a flote una historia que desde el minuto uno hace aguas pero que consigue mantenerse a flote gracias al tono amable y divertido que desprende.

Descarrilados (2021)

“Descarrilados” no se toma en serio en ningún momento y es de agradecer que la cinta opte de forma clara por un humor muy básico e infantil. Es precisamente en esta faceta donde la película mejor funciona y donde Arturo Valls, Julián López y Ernesto Sevilla mejor saben desenvolverse, ofreciendo todo tipo de bromas de mal gusto y absurdas que habrían estado encantados de filmar en “Muchachada Nui” y en “El show de Benny Hill”.

Más allá de eso nos encontramos con una película con personajes totalmente planos y con una dirección insípida que abusa en exceso del croma y de la reiteración. Los pocos momentos en los que la película intenta ponerse seria acaban llevando hacia el aburrimiento y el bostezo, aunque por suerte estos no son demasiados. Todo esto no impide que la cinta tenga tres o cuatro momentos verdaderamente divertidos

Descarrilados - Cartelera del cine en Santander hoy

La cinta producida por Sony Pictures propone un viaje por distintos puntos de Europa, pero en realidad fue grabada integralmente entre Madrid y Bilbao. Nada de esto importa mucho, ya que la cinta es una reiteración de tontería tras tontería, unas más logradas que otras. En definitiva, “Descarrilados” no busca nada más allá de ser una comedia divertida y liviana. Personalmente me he subido con gusto a este tren hacia el absurdo.