Cine Nueva Tribuna

CRÍTICA DE CINE

El Sustituto: Caza a los "nostálgicos"

5911318
5911318

El sustituto

Cartelera España 29 de octubre

El sustituto

Título original

El sustituto
Año
Duración
117 min.
País
España España
Dirección

Guion

Óscar Aibar, María Luisa Calderón

Música

Manuel Roland

Fotografía

Álex de Pablo

Reparto

Productora

Tornasol Films, Voramar Films, Entre Chien et Loup, Isaba Producciones Cinematográficas, TVE

Género
ThrillerDrama | Basado en hechos realesNazismoAños 80
Sinopsis
Año 1982. Un joven policía curtido en los barrios más duros de Madrid acepta un destino en un pueblo de mar con la esperanza de curar a su hija y, de paso, ganar algo de tranquilidad. Una vez allí, se ve envuelto en la investigación del extraño asesinato del inspector al que ha de sustituir. Las pesquisas le llevarán hasta un hotel playero donde una comunidad de ancianos nazis, reclamados por muchos países por crímenes contra la humanidad, vive un retiro paradisiaco y feliz.
 
CRÍTICA

Es indiscutible el auge en la última década que ha tenido el thriller dentro del panorama audiovisual español, ya sea en la gran pantalla o en la pequeña, dando lugar a un abanico amplísimo de obras que abarcan desde los planteamientos más simples y lúdicos hasta contenidos de mayor sofisticación narrativa con trasfondo de denuncia. A su vez, la nostalgia a nivel mundial por ese pasado reciente ubicado en los años 80 –que desde hace tiempo sobresatura el mercado-, ha propiciado que el género en cuestión se entremezcle con esta época que, en un país como España, añade un extra de interés al coincidir con ese periodo tan trascendente y a la vez cuestionable como fue la Transición.

A este popular subgénero neonoir cañí que tiene en Alberto Rodríguez su referencia más sólida y al que han acompañado recientemente Daniel Monzón o un José Luis Garci reviviendo El Crack, cabe sumar el nombre de alguien que también ha encomendado gran parte de su filmografía a los tiempos pretéritos como es Óscar Aibar.

El sustituto, película de Óscar Aibar, llega a los cines el 29 de octubre

El sustituto es cine de género puro y duro, con los personajes arquetípicos propios y un desarrollo de corte clásico, sin trampa ni cartón. Aunque peca de un ligero exceso de metraje y, especialmente, de sobreexplicación y falta de sutileza, Aibar consigue facturar un thriller competente y pulcro, al que una puesta en escena algo más imaginativa le habría conferido esa seña de identidad a la que el director aún le falta por asumir. Ricardo Gómez, quitándose poco a poco la espinita de Cuéntame cómo pasó (contando con una ambientación que no le favorece para ello), encarna ese policía de la metrópolis madrileña destinado a la aparentemente tranquila costa alicantina que desentrañará las cloacas instauradas a pequeña escala entre las instituciones, los cuerpos de seguridad y una comunidad de alemanes refugiados en España desde hace decenios.

El paraíso nazi de Denia que 'El Sustituto' se ha llevado al cine

Un entramado en el que colaboran, en medio de un reparto acertado, Vicky Luengo en otro rol de mujer con carácter o Pere Ponce como sabueso mentor de vuelta de todo; cuyas esenciales participaciones contribuyen en esta indagación de los podridos cimientos de “la democracia que nos dimos entre todos”, esta vez a través del colaboracionismo y la protección del nazismo. Una cruzada para rendir cuentas contra “los grandes hijos de puta” de nuestra historia, tal como clama el personaje de Gómez.

Una aportación más que digna al canon que no riñe entre pasatiempo y liviana (auto)crítica a las raíces de los que es la España de hoy. Y esto ya es suficiente para los tiempos que corren.