Cine Nueva Tribuna

CRÍTICA DE CINE

Hombre Muerto No Sabe Vivir: No habrá paz para los malvados

Esa mínima concesión a la sutileza presta a pensar que el director solo emplea la violencia para regodearse.

Hombre muerto no sabe vivir

Hombre muerto no sabe vivir
Año
Duración
105 min.
País
España España
Dirección
Guion
Ezekiel Montes
Música
Luis Hernaiz
Fotografía
Nemkoff
Reparto
Productora
73140323 Producciones Cinematográficas
Género
Thriller
Sinopsis
Tano ha trabajado toda su vida para Manuel, un empresario de la construcción que en épocas mejores controló toda la ciudad. Ahora, ya en la vejez, Tano ve cómo Manuel no puede llevar la empresa, y toda la estructura se enfrenta a un cambio generacional, a nueva gente, nuevos negocios, nueva forma de llevar la empresa... pero la misma violencia de siempre.
 
CRÍTICA

"No habrá paz para los malvados", como así recuerda esta película a la estrenada en el 2011, podría titular su moraleja final. Personajes que se encarcelan voluntariamente en un negocio que solo sirve para menguar sus posibilidades de vida. Amistades que mueren a la velocidad de una bala. Y que, dándose cuenta tarde y en vano, tienen como objetivo remediar sus conciencias e irse tranquilos, que no significa irse en paz.

Ezequiel Montes dibuja un escenario adrenalínico con tintes scorcesianos en primera personaen el que la violencia funciona como estandarte y herramienta artística, por la que se germinan ciertas remembranzas en el subconsciente del espectador al mejor cine de acción asiático (para el director curiosamente no reconoce tal influencia).

Hombre Muerto No Sabe Vivir' en la sección «5 Minutos de Cine» del Festival  de Málaga | 73tv.es La television del cine

Sin embargo, esa mínima concesión a la sutileza presta a pensar que ese ejercicio estilístico de dirección no es tanto por dar forma a su microcosmos mafioso de la Costa del Sol sino en regodearse con ello en lo más extremo y espectacular, prescindir de las posibilidades que brinda la pausa de ese uso por momentos a la camara lenta, por lo instantáneamente brutal.

Eso da más leña al fuego a un inconveniente que ya tenía de base: concluir con desarrollo el horizonte vital de sus personajes en el que su naturaleza termina siendo puramente maligna y con lo que se dificulta empatizar con sus intrahistorias.

Crítica de 'Hombre muerto no sabe vivir'

Confirmar que detrás de ese Tano (Antonio Dechent) con aires familiares a James Gandolfini hay una persona que se ve obligada a empuñar una pistola, y que ese blanco y negro que envuelve y metaforiza el escenario ficticio no solo me lo haga suponer.

Aunque esa apuesta resulte ser llevada de manera mecanizada y el que el homenaje al cine negro se estanque aparentemente en la acción por la sangre y no tanto en la sangre por la historia, también sería injusto obviar sus elementos de puesta en escena y de temática que formalizan un bello y entretenido envoltorio digno de verse en nuestras carteleras.