Cine Nueva Tribuna

CRÍTICA DE CINE

El incendio: Electrizante drama y thriller intimista

El director Juan Schnitman debuta en solitario con El incendio, electrizante thriller y drama intimista que cuenta con las grandes actuaciones de Pilar Gamboa y Juan Barberini, quienes componen a una pareja de jóvenes en crisis como resultado de la violencia interna y externa.

299440.jpg-r_1920_1080-f_jpg-q_x-xxyxx

Drama | 95 min. | Argentina 2015

Título: El libro de la selva
Título original: The Jungle Book 
Director: Juan Schnitman.
Guión: Agustina Liendo (Historia: Juan Schnitman).
Actores: Pilar Gamboa, Juan Barberini, Luis Biasotto, Marcelo D'Andrea.
Estreno en España: 15/04/2016 
Productora: BD Cine / Pasto.

Distribuidora: Noucinemart.

 

Sinopsis

Lucía y Marcelo tienen 30 años y están yendo con cien mil dólares a pagar su futura casa. Pero el vendedor no llega y la escritura se posterga. Tensos y frustrados vuelven a su antiguo departamento alquilado y esconden el dinero. Marcelo le dice: "Tranquila, es un día como cualquier otro". En el transcurso de esas 24 horas de espera se revela la verdadera naturaleza del amor entre Lucía y Marcelo, de la crisis por la que están pasando, y de la violencia que los atraviesa. La película cuenta esas 24 horas de una tensión insostenible.

Crítica

El director Juan Schnitman debuta en solitario con El incendio, electrizante thriller y drama intimista que cuenta con las grandes actuaciones de Pilar Gamboa y Juan Barberini, quienes componen a una pareja de jóvenes en crisis como resultado de la violencia interna y externa.

Tan sólo en 24 horas se desata el derrotero pesadillesco que atraviesa la pareja protagónica de El incendio, relato donde se mezclan elementos de género, pero que gana en intensidad al adentrarse en los recovecos y los intersticios de la intimidad de Lucía (Pilar Gamboa) y Marcelo (Juan Barberini), quienes tras un incidente doméstico comienzan a exponer las aristas invisibles de un vínculo en el que predomina la violencia, tanto física como psicológica, así como algunos indicios de un pasado condenatorio que pone en peligro un equilibrio inexistente.

Tan sólo en 24 horas se desata el derrotero pesadillesco que atraviesa la pareja protagónica de El incendio.

El director Juan Schnitman debuta en solitario con este electrizante thriller, que cuenta con las grandes actuaciones de Pilar Gamboa y Juan Barberini, quienes componen a una pareja de jóvenes a punto de mudarse a un departamento que comprarán tras varios años de ahorro. 

El dinero también forma parte del detonante dramático, no por su connotación material, sino por el efecto de poder que genera en ellos.

El dinero también forma parte del detonante dramático, no por su connotación material, sino por el efecto de poder que genera en ellos, desde el punto de vista de las diferencias de estatus. También, como se trata de dólares se da lugar en un segundo plano a la paranoia y a la desprotección en consonancia con la vulnerabilidad de los personajes, una vez que estalla la relación.

No obstante, esa parte relacionada con el proyecto futuro en realidad eclosiona a partir de una seguidilla de discusiones de la pareja; a un mal trato mutuo que con el correr de los minutos se irá transformando y convirtiendo en un mecanismo de destrucción -tanto en lo interno como en lo externo-, donde el papel del entorno es fundamental aunque en el ámbito íntimo se reflejan los mayores problemas, las diferencias irreconciliables y una serie de comportamientos que marcan una relación enfermiza en la pareja. 

La opresión y el agobio, se resalta desde los recursos de puesta en escena, donde cobra un protagonismo particular el interior del departamento, pero también los planos secuencia que acompañan el gradual avance de las situaciones dramáticas y permite en esa continuidad, que ambos actores crezcan exponencialmente en sus interpretaciones.

El incendio se apoya, en gran medida, en la entrega de cuerpo y alma de Pilar Gamboa y Juan Barberini, construye tensión a partir del juego entre acciones y reacciones, donde la cámara es testigo de un escenario violento y doméstico como reservorio de la otra violencia externa de lo cotidiano, que va desde la burocracia hasta la vulnerabilidad laboral, por citar un ejemplo directo.

Gran debut para un director que desde el primer momento sabe a dónde quiere llegar y por sobre todas las cosas, confía en sus compañeros de ruta.

http://cinefreaks.net/