Cine Nueva Tribuna

CRÍTICA DE CINE

Independence Day: Contraataque: No a las secuelas de productores

Día de la independencia: Contraataque tira toda la carne al asador de entrada y aunque si bien disminuye los molestos discursos patrioteros, entre el exceso de CGI y la pobreza de sus personajes unidimensionales queda poco para rescatar.

482498.jpg-r_1920_1080-f_jpg-q_x-xxyxxCiencia Ficción | 119 min. | USA 2016

Título: Independence Day: Contraataque.
Título original: Independence Day: Resurgence.
Director: Roland Emmerich.
Guión: Carter Blanchard.
Actores: Liam Hemsworth, Jeff Goldblum, Bill Pullman.
Estreno en España: 01/07/2016 
Productora: 20th Century Fox.

Distribuidora: Fox Spain.

 

Sinopsis

Utilizando tecnología obtenida de los extraterrestres 20 años atrás, las naciones de la Tierra, que temen el regreso de los invasores, han colaborado en la elaboración de un gigantesco programa de defensa para proteger el planeta. Pero no es seguro que ese programa sirva para hacer frente a los avanzados e inauditos recursos de los atacantes. Quizá sólo la inventiva de unos pocos valientes pueda evitar la destrucción del mundo, que se encuentra de nuevo al borde de la extinción. Secuela del gran éxito de 1996 Independence Day.

Crítica

En 1996, ver una nave espacial del tamaño de una ciudad lo era todo. El factor sorpresa y los planes alienígenas de destrucción mundial fueron suficientes para enganchar al espectador, para ese entonces no tan iniciado en las películas de cine catástrofe. Independence Day (1996) fue furor y hasta encasillada como cine de culto, su secuela 20 años después tal vez llegó demasiado tarde.

Casi al mismo ritmo de degradación de la franquicia Terminator, Independence Day: Contraataque deja de lado todas las escenas de suspenso y creadoras de climas que su predecesora tan bien supo hacer, para entregarse al chiste fácil, la destrucción y decirle a Jeff Goldblum que gesticule mucho con las manos -como solo él hace-, por supuesto no alcanzó ni para arrancar.

El film deja de lado todas las escenas de suspenso que su predecesora tan bien supo hacer.

Qué decir del nuevo reparto… Liam Hemsworth, el hermano menor de Thor, en otro papel casi calcado de Los juegos del hambre (2012), no logra conectar como tampoco lo hace el hijo del personaje de Will Smith (muerto entre medio de las dos pelis), también militar de elite, al igual que la hija del presidente Withmore (Bill Pullman), héroe de 1996. Todos somos milicos, todos sabemos volar jets alienígenas y todos juntos de alguna forma vamos a salvar al mundo. Pero primero hay que deambular durante dos horas en pantalla y gastar millones en nada.

También se le da demasiado lugar a el factor melancólico, escenas cortadas y pegadas de la entrega original; en vez de varias naves que tapan grandes centros metropolitanos tenemos una súper nave, que para estacionar ya de seguro debería haber masacrado miles de millones de personas. La sombra de la nave tapando el cielo también fue abusada y todo lo desesperante que era ver como los extraterrestres preparaban su tremenda arma de destrucción masiva, en esta segunda entrega queda todo ninguneado y a la espera de que el film simplemente termine.

Más puntos negativos de la película (porque honestamente nunca son suficientes con el proyecto entregado): la digitalización de los extraterrestres, ni un sólo bicho es tangible, todo computadora; hay tal sobrecarga de personajes estereotipados que cuesta dejarse llevar por la historia, hay que estar en constante ejercicio mental para entender en qué anda cada uno.

Y para cerrar esta cadena de decadencias, hay un “homenaje”, muy entre comillas, a Aliens (1986), con un bicho reina, que nada tiene que ver con el modo de operar de los colonos intergalácticos, como para darle un cierre más “dramático” al film. Pero esto no termina acá: se anunció la tercera parte y sólo resta aguardar el resultado comercial de esta segunda entrega para confirmarla.

Mientras tanto, siempre vamos a tener Independence Day (1996) para recordarla y disfrutarla; pero todo el “amor” hacia la cultura yankee que se respiraba allá por 1996 y se soportaba en cámara, hoy en día con esta Contraataque se hace pegajoso y realmente saca de onda.

El cine catástrofe está llegando a un estancamiento, donde Independence Day, El día de mañana (2004), San Andrés (2015) y Batman v. Superman (2016) parecen hacer todos lo mismo, mega ataques terroristas al planeta, pero sin sangre; ni una gota de sangre humana es vista en pantalla jamás.

.http://cinefreaks.net/