Cine Nueva Tribuna

CRÍTICA DE CINE

En Un Muelle De Normandía: Cada uno en su lugar

le_quai_de_ouistreham-kkoF--1248x770@Diario Vasco
le_quai_de_ouistreham-kkoF--1248x770@Diario Vasco

En un muelle de Normandía

Próximos estrenos España 28 de enero  

En un muelle de Normandía

Título original

Le Quai de Ouistreham aka 
Año
Duración
107 min.
País
Francia Francia
Dirección

Guion

Emmanuel Carrère, Hélène Devynck. Novela: Florence Aubenas

Música

Mathieu Lamboley

Fotografía

Patrick Blossier

Reparto

Productora

Cinefrance, Curiosa Films, France Télévision Distribution

Género
Drama | Trabajo/empleoDrama social
Sinopsis
Marianne Winckler, una reconocida autora, decide escribir un libro sobre la precariedad laboral viviendo esta realidad de primera mano. Para ello, ocultando su identidad, consigue trabajo como limpiadora en un pueblo de Normandía, al norte de Francia, y descubre una vida ignorada por el resto de la sociedad en la que cada euro ganado o gastado importa. Pese a la dureza de la experiencia, la solidaridad entre compañeros crea fuertes lazos de amistad entre Marianne y ellos. La ayuda mutua conduce a la amistad y la amistad a la confianza pero ¿Qué pasa con esta confianza cuando la verdad sale a la luz?.
 
CRÍTICA

En un muelle de Normandía” está basada en una novela de la escritora francesa Florence Aubenas, reputada escritora que en 2007 decidió mudarse a la ciudad portuaria de Caen para empezar a preparar su nuevo libro. Su plan consistía en doptar una nueva identidad para hacerse pasar por una mujer divorciada, sin titulación y en busca desesperada de empleo. Gracias a esta táctica consiguió pasar desapercibida y pudo trabajar durante meses como limpiadora en el puerto de la ciudad. Fruto de esa experiencia escribió un libro en el que se relataba las precarias condiciones en las que trabajaban los limpiadores y en el que se hacía una dura crítica al sistema laboral francés que prácticamente marginaba a las personas con menos oportunidades.

Emmanuel Carrère adapta el libro de Florence Aubenas y traslada su historia hasta la gran pantalla convirtiendo la trama en un intenso drama social y moral. El escritor reconvertido también en director de películas como “La Moustache”” dirige una cinta en la que todo el peso narrativo cae sobre una convincente Juliette Binoche que es capaz de dejar a un lado su belleza y estilo casi aristocráticos para convertirse en una mujer gris y sin demasiado futuro. Carrère, conocedor de que Binoche tiene carisma y belleza aunque la oculte, la rodea de un montón de actores no profesionales que buscan dar ese toque social, popular y realista que caracteriza a la obra original.

Le Quai de Ouistreham (2021) - Filmaffinity

La película nos sumerge en un complicado mundo en el que ganar dinero cuesta mucho sudor y en el que siempre se está a un paso de la marginalidad y la exclusión. Los limpiadores de “En un muelle de Normandía” son hombres y mujeres que tratan de salir adelante y que ven como el sistema laboral y financiero se lo pone año a año más complicado. Pese a la dureza de sus condiciones, la solidaridad entre compañeros crea fuertes lazos de amistad y confianza. Es en este mundo donde el personaje de Juliette Binoche trata de pasar desapercibida, mintiendo a todo el mundo y haciéndose pasar por alguien que realmente no es. Algo bastante problemático ya que, según recalca la película, la lealtad y la confianza es lo único verdaderamente importante en las clases obreras.

¿El fin justifica los medios? ¿Es licito mentir y crear falsas amistades? Estas son algunas de las preguntas que irán desfilando “En un muelle de Normandía”. Película bastante irregular que comienza bien pero que se acaba sumergiéndose en un mar de tópicos y lugares comunes que acaban aburriendo. Emmanuel Carrère busca hacer cine comprometido pero su resultado está lejos de la eficacia de Ken Loach al presentar conflictos sociales y morales.

En un muelle de Normandía': Juliette Binoche, sin maquillar e infiltrada en  un comando de limpieza

Los mejores momentos de la película son aquellos en los que Carrère se limita a filmar el día a día de los trabajadores casi como si de un documental se tratara. Es entonces cuando veremos lo complicado que es limpiar un ferry en el que hay que preparar cientos de camas en cuestión de minutos y con la única recompensa de limpiar después otros tantos váteres. La cinta hace visible una situación que rara vez aparece de forma tan clara en el cine. Por el contra también encontraremos un montón de situaciones forzosamente dramáticas que solo sirven para estirar la trama.

Finalmente, en su tramo final, la cinta busca dar más lecciones morales de las necesarias. Carrère nos deja claro que la solidaridad obrera es lo único realista y creíble que podemos encontrar en la sociedad actual. Todo lo demás es mero artificio y decorado. Su mensaje final de que ricos y pobres no pueden entenderse me parece tan forzado como excesivo. En general toda la película me parece pasada de freno.