Cine Nueva Tribuna

CRÍTICA DE CINE

Quien a hierro mata: Ojo por ojo

Paco Plaza (Verónica) se encarga de dirigir este thriller de venganza, narcotráfico y familia protagonizado por Luis Tosar (Celda 211). El resto del reparto lo completan Ismael Martínez ([Rec]³: Génesis), María Vázquez (María (y los demás)), y Xan Cejudo (El pianista), entre otros.

Quien a hierro mata : Cartel

Thriller | 107 min. | España| 2019

Título: Quien a hierro mata.
Título original: Quien a hierro mata.
Dirección: Paco Plaza.
Guión: Juan Galiñanes, Jorge Guerricaechevarría.
Intérpretes: Luis Tosar, Xan Cejudo, María Vázquez, Ismael Martínez.

Estreno: 30/08/2019 
Productora: Vaca Films / Atresmedia Cine / Film Constellation / Playtime Production.

Distribuidora: Sony Pictures Spain.

 

Sinopsis

Mario (Luis Tosar) es un hombre ejemplar, trabaja como enfermero en una residencia y en poco tiempo va a tener un hijo junto con su adorable mujer Julia. Antonio Padín es un reconocido narcotraficante de Galicia que tras salir de la cárcel ingresa en el centro donde trabaja Mario, debido a una grave enfermedad. 

Kike y Toño son los hijos de Padín, quienes han tomado el relevo de su padre y se han hecho cargo del negocio familiar. Tras tener graves problemas con uno de sus socios y una importante deuda con un proveedor colombiano, el hermano mayor ingresará en la cárcel. Será entonces cuando Toño intentará recurrir al enfermero de su padre, con quien ha creado una estrecha relación, pero Mario tiene otros planes en mente.

Crítica de Vicente I. Sánchez

Quien a hierro mata” es una película violenta, amarga y triste. Cada plano está envuelto de un tono gris, plomizo, muy típico del entorno gallego en el que se desarrolla la cinta.

Quizás la última película de Paco Plaza no busque provocar el miedo de títulos como la reciente “Verónica” o la saga “Rec”, pero no se queda atrás en cuanto a terror psicológico. Todos sus personajes buscan venganza y sangre, como si fueran uno de los monstruos que pueblan la obra de este creador.

Quien a hierro mata” es una cinta que gira en torno al narcotráfico y al oscuro mundo de los sicarios y drogas que lo rodea. Un ambiente que ya hemos podido ver en series como “Fariña”, pero que en esta ocasión no es más que un decorado para la venganza. No obstante es una propuesta compleja, pues junto a todo el terror que desprende, también tiene profundas reflexiones sobre la vejez, la familia y la depresión.

Quien a hierro mata : Foto

Sus personajes desprenden maldad y están muy trabados en cuanto a guion se refiere. 

 

Sus personajes desprenden maldad y están muy trabados en cuanto a guion se refiere. Un ejemplo es el magnífico trabajo que realiza Luis Tosar como enfermero jefe de la residencia a la que es trasladado el narco. Un papel escrito a medida que le permite explotar lo mejor su físico y de su interpretación. El rostro del Tosar es un personaje más. 

También merece la pena destacar el trabajo de Xan Cejudo. Actor gallego con una intensa carrera en teatro, que falleció a los pocos meses de terminar el rodaje. Como legado deja un papel excelente, con unos pocos gestos de la cara y diálogos construye un personaje brutal. También los dos hijos del narco, Kike (Enric Auquer) y Toño (Ismael Martínez), realizan un trabajo soberbio.

Quien a hierro mata : Foto Ismael Martínez, Xan Cejudo

Quien a hierro mata” no es una película fácil de ver. Propone una espiral de violencia y venganza que puede resultar desagradable.  Su potente premisa se va poco a poco desdibujando para ofrecernos una historia que en ocasiones busca ser demasiado oscura. Tiene algunos altibajos durante sus 107 minutos, pero en general deja sensaciones de trabajo redondo. Claramente es un importante salto de calidad en la filmografía de Paco Plaza, que nuevamente se sirve de la fotografía de su habitual Pablo Rosso.

Quien a hierro mata : Foto Luis Tosar

No obstante cuesta entender tanto el comportamiento excesivamente malévolo de los narcos, como la sed de venganza de su protagonista. Sobre todo porque Paco Plaza nos propone un mundo en blanco y negro, donde solo se puede ser malo o bueno. No hay matices. Esto queda claro en ese increíble plano final con el que cierra la película. Todo un símbolo para una espiral de venganza que nunca podrá terminar.