Cine Nueva Tribuna

CRÍTICA DE CINE

Siervos

Siervos

Cartelera España 28 de mayo  

Siervos

Título original

Sluzobnici aka 
Año
Duración
80 min.
País
Eslovaquia Eslovaquia
Dirección

Guion

Rebecca Lenkiewicz, Marek Lescák, Ivan Ostrochovský

Música

Cristian Lolea, Miroslav Toth

Fotografía

Juraj Chlpík (B&W)

Reparto

Productora
Coproducción Eslovaquia-Rumanía-República Checa-Irlanda; 

Punkchart films, Point Film, RTVS, Negativ s.r.o, Film and Music Entertainment, Libra Films Productions, Hai-Hui Entertainment, Sentimentalfilm

Género
Drama | ReligiónAños 80
Sinopsis
La Iglesia Católica atraviesa un momento complicado en Checoslovaquia a principios de los años 80. El régimen comunista amenaza con destruir la institución y la somete a un estricto control, por lo que se ve obligada a aceptar ciertas restricciones relacionadas con la libertad de creencias y de expresión. El clérigo está dividido entre la "iglesia de las catacumbas", que mantiene el contacto con el Vaticano y con la prensa occidental, y la "jerarquía eclesiástica", que coopera con las fuerzas del poder y está representada por sacerdotes pertenecientes a la asociación "Pacem in Terris", cuya vida se extendió en el país desde 1971 hasta 1989. Este es el contexto en el que los jóvenes seminaristas Michal y Juraj tienen que decidir si mantenerse fieles a su vocación e idealismo o arrodillarse ante las presiones de la policía secreta.
 
CRÍTICA DE NURIA VIDAL

La servidumbre en el caso de esta película eslovaca es humillante. Por eso se llama Siervos. Una servidumbre moral, política, personal, que lleva a dos jóvenes seminaristas en la Checoslovaquia de 1980 a vivir en un mundo donde no cabe la discrepancia. Tampoco esta película es apta para los que tienen prisa y no soportan ritmos de narración mas pausados; ni para los que no aguantan el blanco y negro; ni para los progres que todavía levantan el puño y llevan banderas con hoces y martillos. Ninguno de ellos entenderá a estos siervos eslovacos. El ritmo está marcado por el sordo tañido de las campanas del seminario al que llegan Juraj y Michael para estudiar y llegar a ser sacerdotes. Pero ojo, porque la película ya nos coloca en situación desde su primer plano, de una construcción geométrica perfecta y de una ambigüedad moral evidente.

SIERVOS (Sluzobnici / Servants, 2020) | Karma Films

Un coche se detiene debajo de un puente por donde pasa un tren, dos hombres sacan un cadáver del maletero y lo abandonan en la carretera. El misterio está ahí y la narración que comienza con la campana sorda se encargará de contarnos los porqués de esa situación. En ese plano ya están las bases estilísticas de una película muy construida formalmente. Cada plano está pensado, jugando con la geometría de los círculos, los cuadrados, los triángulos, las líneas paralelas en la que se enmarcan, como piezas de un juego terrible, los seminaristas, los que dirigen el seminario y la policía política de un régimen que, como ese comisario que lo representa, está cada vez mas podrido y lleno de pústulas. Y es aquí donde los progres se sentirán ofendidos, o más bien humillados. Sobre todo los que tengan memoria (histórica o no). La Checoslovaquia comunista de 1980, no es muy diferente de la España franquista de 1960.

La lucha clandestina de los vaticanistas, enfrentados a la iglesia oficial aliada del Poder, es decir sierva del Partido Comunista, no es tan diferente de la lucha clandestina de los prosoviéticos enfrentados al régimen franquista. En realidad este paralelismo es lo más sangrante de todo: la lucha contra las dictaduras se parecen mucho.En España combatíamos para alcanzar la democracia, en Checoslovaquia combatían para alcanzar la democracia. Enorme y terrible paradoja que pone de manifiesto que la lucha más importante es la de conseguir que te dejen ser tú mismo. La represión comunista y la represión franquista alimentaban un deseo de ser simplemente… libres. No importa lo equivocados que estuvieran unos y otros en los caminos escogidos, lo importante es que se consiguiera la libertad de escoger, de ser, sin que nadie te castigara por no querer escoger lo que te obligaban a ser.

Estreno: Siervos, de Ivan Ostrochovský - Círculo de Bellas Artes

Al margen de su belleza formal, (hay planos que parecen cuadros constructivistas en blanco y negro) y de su sórdida historia, estos Siervos de Ivan Ostrochovský son un recordatorio de que la historia y la vida se lee y se vive según tus circunstancias. Servidumbres en definitiva.