Cine Nueva Tribuna

CRÍTICA DE CINE

La Sombra Del Pasado: El renacimiento de un gran director

Esta película histórica está dirigida por el alemán Florian Henckel von Donnersmarck (The Tourist, La vida de los otros) y sus protagonistas son Tom Schilling (La dama de oro, Suite francesa), Sebastian Koch (El puente de los espías, La chica danesa), Paula Beer (En tránsito, El valle oscuro) y Saskia Rosendahl (Wild, Weissensee).

La sombra del pasado : CartelDrama| 188 min. |Alemania-Italia| 2018

Título: La Sombra Del Pasado.
Título original: Werk ohne Autor.

Director: Florian Henckel von Donnersmarck.
Guión: Florian Henckel von Donnersmarck.

Intérpretes: Sebastian Koch, Tom Schilling, Paula Beer, Lars Eldinger.

Estreno: 5 de abril.
Productora: Pergamon Film / Wiedemann & Berg Filmproduktion / Beta Cinema / RAI Cinema

Distribuidora: Avalon.

 

Sinopsis

Todos llevamos un superhéroe en nuestro interior. Solo es preciso un poco de magia para sacarlo. Es lo que le ocurre a Billy Batson (Asher Angel), un joven huérfano de 14 años, normal y corriente, al que le cambia la vida un encuentro con un viejo hechicero. Y es que, a partir de ahora, cada vez que Billy grita la palabra 'Shazam!' se convierte en el superhéroe adulto Shazam (Zachary Levi). Aunque con un niño en su interior, el poderoso cuerpo de Shazam hace lo que cualquier adolescente con superpoderes haría: ¡pasárselo bien! ¿Puede volar? ¿Tiene visión de rayos X? ¿Puede lanzar rayos de sus manos? ¿Puede saltarse los exámenes? Shazam pondrá al límite sus habilidades con la imprudencia de un niño. Claro que Billy va a necesitar controlar rápidamente estos poderes para poder defenderse de las fuerzas del mal controladas por el Doctor Thaddeus Sivana (Mark Strong).

Crítica 

Trece años después de que el realizador alemán Florian Henckel von Donnersmarckconsiguiera el Oscar con su película “La vida de los otros”, un  auténtico éxito de crítica y taquilla, y cuando ya han pasado más de ocho años de su segundo filme, “El turista”, rompe un largo silencio con una película que dura algo más de tres horas rodada en Alemania:  “Werk ohne autor”, (literalmente “Una obra sin autor”).

La sombra del pasado : Foto

Una sombra muy, muy alargada, la de esos alemanes que no acaban de dejar atrás el fardo del pasado. 

La distribución en los países anglosajones se titula “Never look away”, y en España se estrena como “La sombra del pasado”, seductora biografía novelada del pintor Gerhard Richter (pintor y fotógrafo alemán  nacido en Dresde en 1932, que se pasó a Occidente en 1961, y cuya obra alcanzó reconocimiento mundial en los años 1980).

Una sombra muy, muy alargada, la de esos alemanes que no acaban de dejar atrás el fardo del pasado. Abarcando una treintena de años, la película recorre las vivencias del protagonista, primero en la Alemania nazi, después en la Alemania comunista de la posguerra y finalmente en el oeste, en la época de la erección del Muro de Berlín.

La sombra del pasado : Foto

En ese contexto cambiante, el personaje central, Kurt (Tom Schilling, “Las partículas elementales”, “Oh Boy”, “La mujer del cuadro”), joven aspirante a pintor marcado por un drama familiar y por el de todo un pueblo, está enamorado de su compañera Ellie (Paula Beer, “Frantz”, “Transit”). Una historia de amor complicada que no aprueba el padre de la chica, el profesor Seeband (Sebastian Koch, “La vida de los otros”, “El puente de los espías”, “La chica danesa”), un ginecólogo nazi defensor de la eugenesia y un excelente “camaleón” político que, acabada la guerra, encuentra la forma de seguir siendo poderoso con el nuevo régimen.

A través de estos tres personajes, Henckel, plantea muchos y muy variados temas de reflexión: desde los estigmas de la infancia a la inspiración artística y al cambio de régimen y su influencia en la vida de los ciudadanos.

La sombra del pasado : Foto Paula Beer, Tom Schilling

Drama histórico muy personal, interpretado con inteligencia por la pareja de jóvenes actores y el habitual carisma de Sebastian Koch, lo que consigue que, a pesar de su duración, resulte una película cautivadora, lírica y emocionante con algunas gotas de humor que se agradecen y el planteamiento moral de que “los malos” raramente reciben un castigo a la altura de sus crímenes.

“Yo nací en 1973 –declara Henckel- y antes de mi nacimiento mi madre ya formaba parte de la Unión socialista alemana de estudiantes, y su obsesión era que Alemania no había castigado suficientemente a los nazis. Cuando llegué a Berlín a los ocho años, tras haber pasado mi infancia en Nueva York, cada vez que me cruzaba con una persona vieja me preguntaba que habría hecho durante la guerra… Mis abuelos ya me habían explicado que las personas malas entre 1933 y 1945 no tuvieron después vidas perfectas…”