martes. 31.01.2023
1740e952-2f7e-4e5a-938d-06e56009baf9_alta-libre-aspect-ratio_default_0
1740e952-2f7e-4e5a-938d-06e56009baf9_alta-libre-aspect-ratio_default_0

Spider-Man: No Way Home

Cartelera España 16 de diciembre  

Spider-Man: No Way Home

Título original

Spider-Man: No Way Home
Año
Duración
148 min.
País
Estados Unidos Estados Unidos
Dirección

Guion

Chris McKenna, Erik Sommers. Cómic: Steve Ditko, Stan Lee

Música

Michael Giacchino

Fotografía

Mauro Fiore

Reparto

Productora

Pascal Pictures, Marvel Studios, Columbia Pictures. Distribuidora: Columbia Pictures, Sony Pictures Entertainment (SPE)

Género
FantásticoAcciónCiencia ficción | SuperhéroesSecuelaCómicMarvel Comics
Grupos
Marvel Cinematic Universe (MCU) | Spider-Man | Doctor Extraño | Marvel: Fase 4 (Películas y Series)
Sinopsis
Por primera vez en la historia cinematográfica de Spider-Man, nuestro héroe, vecino y amigo es desenmascarado, y por tanto, ya no es capaz de separar su vida normal de los enormes riesgos que conlleva ser un Súper Héroe. Cuando pide ayuda a Doctor Strange, los riesgos pasan a ser aún más peligrosos, obligándole a descubrir lo que realmente significa ser Spider-Man. Secuela de 'Spider-Man: Far From Home'.
 
CRÍTICA

Este servidor tenía cinco años cuando el mundo entero pudo ver Spider-Man (Sam Raimi, 2002), y creo que muchos no éramos conscientes de lo que iba a suponer en nuestras vidas. Quién nos iba a decir que ese chico genuino de pocos amigos al que casi nadie le hacía caso iba a llegar a ser nuestro referente, y es que todos nos hemos sentido representados con nuestro querido amigo y vecino Spider-Man. Todos hemos sufrido burla y humillaciones desde la soledad y el anonimato, hemos tenido que ver que nuestro anhelado amor se quedaba en eso, en anhelo, y hemos tenido que sufrir una pérdida irreparable que marcaría un antes y un después en el devenir de nuestra existencia.

Pero gracias al hombre-araña vimos un espejo donde mirarnos, nos dimos cuenta de que podríamos cambiar nuestro sino, afrontar las vicisitudes que el mundo nos deparaba. Fuimos conscientes de que se puede luchar por el amor de nuestra vida, que la venganza no es la solución al problema, que no encubre nuestro vacío y frustración. Aprendimos a no tener que cargar ya más con la mochila, a volar lejos para evadirnos de lo rutinario, a abandonar nuestro pasado para mirar a un futuro nuevo y esperanzador. Porque sí, porque nuestro superhéroe favorito no llevaba capa, llevaba puestas unas mallas rojas y azules. No era ni un dios, ni un soldado ni un hombre de negocios. Era un simple y huérfano estudiante invisible a los ojos de los demás. Y es por eso por lo que le adorábamos. Nadie quería una foto de Iron man, Hulk o Thor. Todos queríamos fotos de Spider-Man.

Spider-Man: No Way Home': esta es nuestra reseña

Y es por esto que Spiderman: No Way Home era –y será para muchos– el estreno de superhéroes más esperado del año. Íbamos a volver a nuestro yo de la infancia. Todos los rumores y lo visto en los trailers y demás promociones de la película invitaban a que íbamos a estar delante del evento arácnido del siglo. Tres generaciones iban a estar unidas por una tela de araña. Desgraciadamente, este acontecimiento ha ido a parar a manos de Jon Watts, quien se ha encargado de diluir toda la epicidad que requería tal magno convite. El que dirigiese las dos anteriores entregas de la saga Holland –Homecoming y Far From Home– expone a los personajes como si se tratasen de unas simples marionetas, no halla el temple ni el énfasis necesarios a la hora de mostrar las emblemáticas figuras de la franquicia que se nos presentan en este título. Con su sencilla y nada revolucionaria dirección pretende que la puesta en escena resulte lo más orgánica posible, pero todo lo contrario, y al final el efecto que causa es de una insulsa planicidad. Y lo peor es que casi todo es previsible, pues en esta entrega Watts no encuentra lugar para la sorpresa.  Así como también decir que algunos momentos que pretenden ser un homenaje caen en una especie de pseudoparodia. 

Y si la exposición resulta una nimiedad, el tratamiento de los personajes no se queda atrás. Y es que, sinceramente, el principal foco problemático es no haber transmutado el tono de la cinta, de haberlo llevado a un terreno más humano y corporativo en lugar de haberse movido por unos derroteros en lo que todo parece una amalgama abrupta de iconos sin alma –algunos tratados como un chiste o adorno y otros adaptados a los estándares del universo Watts–, hubiésemos estado ante una propuesta más simbólica y especial.

Spider-Man Clings Onto Car During Doc Ock Fight In No Way Home Image

Quién nos iba a decir que, ante tal premisa, todo lo que rodea a la vida personal de Holland –amistad, romance, vínculo familiar y su relación con Doctor Strange– se iba a tomar mucho más en serio e iba a causar una mayor y efectiva emotividad que el resto del panfleto. No obstante, uno no se puede quedar de piedra ante lo que ve, uno siente, aunque sea de forma espontánea, un latente cosquilleo durante algún tramo de la película. Y, paradójicamente, uno siempre querrá volver a esta entrega que potencia más su lado emocional a la par que emocionante que su casi inexistente foco espectacular.     

En definitiva, para el que escribe estas líneas, si a Spiderman: No Way Home se le hubiese dotado del virtuosismo de Raimi, el magnetismo de los hermanos Russo o del simbolismo de Snyder, el resultado hubiese sido mucho más grandioso, emblemático y épico. Un gran poder conlleva una gran responsabilidad, y esta gran responsabilidad no debería haber recaído en Jon Watts. El mito y el legado de Spider-Man es tan grande y eterno que tenía que haber estado a cargo de un cineasta que haya dejado su impronta en el panorama cinematográfico de superhéroes y no en uno cuyo nivel de dirección es más plano que la palma de mi mano.

Spider-Man: No Way Home Leaked Images Confirm Several Rumors

Pese a todo ello, uno que ha crecido con Spider-Man puede tender a dejar a un lado la objetividad y dejarse llevar por la emoción del momento. Y es que, a decir verdad, se nos muestra –casi– todo lo que queremos ver, solo que la forma en la que se nos muestra dista mucho de ser como hubiésemos deseado. Al final, acaba siendo un regalo –puede que envenenado, puede que gratificante– que los fans nunca olvidaremos. 

PD: No te preocupes, Peter Parker, nosotros siempre te recordaremos. Nuestro amigo y vecino Spider-Man perdurará eternamente en nuestras memorias.     

Spider-Man: No Way Home: Siempre en nuestras memorias
Comentarios