>

CRÍTICA DE CINE

Florence Foster Jenkins: Los códigos son los códigos

Florence Foster Jenkins es la historia, basada en la realidad, de una aristócrata melómana, situada en el final de la segunda guerra mundial en Nueva York. Ella es una de las principales promotoras del ambiente de la música en la ciudad y lo que el espectador se entera rápidamente es que su amor y devoción por la música son inversamente proporcionales a sus cualidades como cantante.

florence cartelComedia | 110 min | Reino Unido 2016

Título: Florence Foster Jenkins.
Título original: Florence Foster Jenkins.
Director: Stephen Frears.
Guión: Nicholas Martin.
Actores: Meryl Streep, Hugh Grant, Simon Helberg, Nina Arianda. 
Estreno en España: 23/09/2016 
Productora: Pathé / BBC Films

Distribuidora: Tripictures.

Sinopsis

Narra la historia real de Florence Foster Jenkins, una mujer que, al heredar la fortuna de su padre, pudo cumplir su sueño de estudiar para ser soprano. El problema era que carecía de talento, pero la gente acudía a sus recitales para comprobar si de verdad era tan mala cantante como decían los críticos. 

Florence Foster Jenkins : Foto Meryl Streep

Florence Foster Jenkins es la historia, basada en la realidad, de una aristócrata melómana, situada en el final de la segunda guerra mundial en Nueva York. Ella es una de las principales promotoras del ambiente de la música en la ciudad y lo que el espectador se entera rápidamente es que su amor y devoción por la música son inversamente proporcionales a sus cualidades como cantante.

Florence Foster Jenkins : Foto Simon Helberg

Durante los 110 minutos -tal vez con 15 de más- Meryl Streep se embebe completamente en este infantil personaje, de quien nunca se termina de entender cuánto hay de negación ante su falta de talento y cuánto de honestas ganas de cantar, y no sólo sale airosa sino que alcanza una ternura casi de niña que le sienta perfectamente.

Florence Foster Jenkins : Foto Meryl Streep

A su vez, sus coestrellas Hugh Grant y Simon Helberg tampoco se quedan atrás y el tridente termina por superar en peso específico a la película misma. Hugh Grant en su papel de St. Clair Bayfield, marido de Florence, lleva una relación completamente platónica. Él es un mantenido por ella, St Clair lo da todo por Florence, tanto como compañero de vida como manager y agente de prensa de la ricachona, pero la profundidad de personajes que tanto levanta el film llega cuando vemos que éste a su vez tiene una relación paralela con una joven y esta última estando en total consciencia de la relación de su “novio” con la “mejor” peor cantante.

Florence Foster Jenkins : Foto Hugh Grant, Meryl Streep

En la misma línea va la presentación y desarrollo de Cosme McMoon (Simon Helberg, más conocido como Howard Wolowitz en la serie The Big Bang Theory), un joven pianista que busca sobrevivir en la Gran Manzana, quien al ser contratado para musicalizar las clases de la señora Florence siente su sueño realizado, hasta que llega a la primera clase. Pasado el primer horror de escucharla cantar y no estar seguro de que sea un chiste, el señor McMoon conecta a nivel emocional con la extravagante pareja y sus sueños como músico respetable terminan siendo eclipsados por el cariño a esta encantadora señora, y lo único que importa es poner la mejor cara.

Florence Foster Jenkins : Foto Rebecca Ferguson

No adentraremos en los detalles de las escenas de canto, ya que a Meryl Streep se la nota disfrutándolo y las situaciones incómodas e hilarantes más vale dejarlas como sorpresa de la película.

Todo lo bien que se construye la historia flaquea hacia el final, donde el film pierde el impulso de los dos primero actos y termina por ser lo más chato del metraje. Pero los personajes son la delicia de la cuestión, en un corto plazo llegan a hacerse conocer, se puede adivinar sus reacciones, pero no por obvias sino por lo bien lograda que está la construcción.