Cine Nueva Tribuna

CRÍTICA DE CINE

Sundown: La insoportable levedad

343189_600x315
343189_600x315

Sundown

Cartelera España 27 de mayo

Sundown

Título original

Sundown
Año
Duración
84 min.
País
México México
Dirección

Guion

Michel Franco

Fotografía

Yves Cape

Reparto

Productora
Coproducción México-Francia-Suecia; 

Teorema Films, Luxbox, Film I Väst, CommonGround Pictures

Género
Drama
Sinopsis
La adinerada familia británica Bennett disfruta de unas relajadas vacaciones en un resort en Acapulco cuando una llamada anuncia un fatal suceso. Alice (Charlotte Gainsbourg) decide interrumpir el viaje de inmediato mientras que Neil (Tim Roth) finge haber perdido el pasaporte y se queda en México, indiferente a una noticia tan trágica. Esta actitud agudiza las diferencias entre ellos hasta llegar a límites insospechados.
 
CRÍTICA

En “Sundown” podemos encontrar gran parte de las pasiones que definen la filmografía del director y guionista mexicano Michel Franco, sobre todo en lo relativo a su obsesión por la lucha de clases y a cómo la pobreza y la violencia definen la realidad de nuestras sociedades.

En esta ocasión su nueva película nos traslada hasta un hotel de gran lujo en Acapulco en el que una familia adinerada disfruta de unas elegantes y sofisticadas vacaciones. Allí conoceremos a Alice (Charlotte Gainsbourg) y a Neil (Tim Roth), una pareja de hermanos que tendrá que cancelar el viaje de forma inesperada al enterarse de una trágica noticia.  El primer giro de la película (no es spoiler) llega cuando Tim Roth, indiferente ante el dolor familiar, finge haber perdido el pasaporte para poder quedarse en México y emprender una nueva etapa personal y vital.

Desde ese momento Franco nos sumerge en una película intimista y claustrofóbica en la que asistiremos a la extraña la vida de un hombre que parece ser indiferente ante cualquier problema y que apenas es capaz de expresarse. Y hablo de claustrofobia porque el contundente personaje creado por Tim Roth (posiblemente uno de los mejores trabajos de su carrera) parece vivir encerrado en su propio mundo y ajeno a todo aquello que no sea disfrutar del sol y de una buena cerveza.

Crítica de 'Sundown': Un sociópata relajado en unas maravillosas vacaciones  - diariodesanse.com

Se trata de un hombre sin energía, apático, inane, que apenas habla en toda la película y cuyo máximo placer consiste en tumbarse bajo el ardiente y sofocante sol de Acapulco.  En este sentido me ha recordado un poco a la tristeza y melancolía de Bill Murray en “Lost in translatión”, aunque la cinta de Michel Franco es mucho más intimista y pesimista que la citada por Sofia Coppola.

Otro punto muy interesante de la historia es la extraña relación de amor que surge con la mexicana Iazua Larios, no quedando nunca demasiado claro si realmente Tim Roth siente algo por esta mujer o si simplemente es un mero entretenimiento con el fin de poder tomar el sol acompañado durante horas.

“Sundown” se va construyendo a base de pequeñas secuencias y diálogos que van radiografiando la realidad de un México sangriento y soleado en el que la violencia forma parte de su día a día. La cinta se conforma en base a planos fijos y a pequeños diálogos que van dando forma a una historia muy intimista llena de sutilezas y símbolos.  Sociológicamente continúa lo ya mostrado en su anterior trabajo “Nueva orden”, aunque personalmente creo que estamos es una película mucho más madura y sofisticada, contando con algunas de las secuencias mejor rodadas de su filmografía.

Clip en exclusiva de Sundown, drama con tintes de suspense

Tim Roth realiza un trabajo soberbio y crea uno de esos personajes cuya presencia es suficiente para justificar toda una película. Su mutismo y parquedad son correlativos al vacío y violencia que la han tocado vivir, en el que si bien México se presenta en plena lucha de clases, lo poco que se dice de Londres se refleja como una ciudad en la que el dinero y los negocios pueden acabar destruyendo la vida moral y psicológica de cualquier persona.

“Sundown” nos mantiene pegados a nuestras butacas y nos ofrece un montón de giros y sensaciones que acaban definiendo la cinta como una pequeña joya de autor. Merece la pena dejarse llevar por la apatía de Neil y así poder asistir ante uno de los finales más extraños, melancólicos y al mismo tiempo bellos que recuerdo en muchos años.