Cine Nueva Tribuna

CRÍTICA DE CINE

Un Espíritu Burlón: Remake fallido

MV5BZjFkMzBiMzUtZjdlZi00MDAxLWFhMDQtM2RkZmU3NjQ3ZTExXkEyXkFqcGdeQXVyODk1MzE0Mzk@._V1_
MV5BZjFkMzBiMzUtZjdlZi00MDAxLWFhMDQtM2RkZmU3NjQ3ZTExXkEyXkFqcGdeQXVyODk1MzE0Mzk@._V1_

Un espíritu burlón

Próximos estrenos España 5 de noviembre

Un espíritu burlón

Título original

Blithe Spirit
Año
Duración
95 min.
País
Reino Unido Reino Unido
Dirección

Guion

Piers Ashworth, Meg Leonard, Nick Moorcroft. Obra: Noël Coward

Música

Jack C. Arnold

Fotografía

Ed Wild

Reparto

, ver 9 más

Productora

Fred Films, Powder Keg Pictures, Align, British Lion Film Corporation, IPG Media Pty, Protagonist. Distribuidora: Studiocanal

Género
Comedia | Años 40Sobrenatural
Grupos
Adaptaciones de Noël Coward
Sinopsis
Charles es un famoso escritor de novela negra que sufre un bloqueo creativo. Para ayudar a que lo supere, Ruth, su mujer, organiza un encuentro con una médium, que acaba convocando a la fallecida primera esposa de Charles, la hermosa y celosa Elvira. Para pasar toda la eternidad con él, Elvira quiere matar a Charles, pero es Ruth la que muere. Los espíritus de Elvira y Ruth se unen para convertir la vida de Charles en un infierno.
 
CRÍTICA

Hay remakes que son muy difíciles de justificar y la nueva versión de “Un espíritu burlón” es un ejemplo perfecto. Se trata de una adaptación de la obra de teatro de Noël Coward que posteriormente David Lean llevó a la gran pantalla en 1945. La película original era una deliciosa comedia interpretada por Rex Harrisonm, Constance Cummings y Kay Hammond en la que un escritor buscando inspiración recurría a una médium para realizar una sesión de espiritismo. Pero, para su sorpresa, a partir de esa sesión de magia se le comenzará a aparecer su difunta esposa, para horror y desespero de su nueva mujer. En definitiva, una disparatada comedia que sabía jugar muy bien con el humor negro y los enredos y que asentó la base de la futura carrera de un director que posteriormente dirigiría obras maestras como “Breve encuentro” o “Lawrence de Arabia”.

La nueva versión de “Un espíritu burlón” mantiene su premisa inicial pero poco a poco va retorciendo la trama hasta convertirla en una película totalmente distinta a la original. El problema es que Edward Hall debuta en la dirección (anteriormente había dirigido varias miniseries inglesas) con una película que no acaba de comprender y controlar, y que al mismo tiempo quiere ser un homenaje al cine de los años 40 y una sátira moderna y actual.

Tráiler de 'Blithe Spirit', la nueva adaptación de 'Un espíritu burlón' con  Judi Dench y Dan Stevens

Sea como sea el desastre es amplio, ya que nos encontramos con una comedia sin gracia, sin alma, y con actores muy perdidos intentando poner acento y aptitud de cine clásico. Lo cierto es que el reparto encabezado por Emilia Fox, Dan Stevens e Isla Fisher hacen lo que pueden por salvar una película herida de muerte en su guion, que prefiere las piruetas narrativas a la solidez argumental. Ni siquiera Judi Dench logra aportar demasiado como pitonisa-medium, dando la sensación de estar allí solo de paso, más pensando en la jubilación que en otra cosa.

Sería fácil alegar que Edward Hall está lejos de la maestría en la dirección de David Lean, pero aquí el problema es la revisión que se ha hecho del guion original. Los efectos especiales buscan dar mayor empaque a la historia, pero lo cierto es que su historia está muy desdibujada y sus protagonistas carecen de cualquier tipo de carisma. Sin entrar en destripes, hay situaciones que se alejan totalmente de lo propuesto en la obra original, creando una especie de monstruo de Frankenstein con un montón de ideas y recursos de obras clásicas, pero que componen una película sin salma y sin sentido. La realidad es que no hay ningún aporte que justifique la realización de este remake.

Un espíritu burlón (2020) - FilmaffinityHay muy poco que se pueda destacar de “Un espíritu burlón”, si bien en sus justos 95 minutos no hay tiempo para el aburrimiento, tampoco lo hay para la diversión o para la carcajada. Un producto que se olvida a la misma velocidad con la que salimos del cine.